Menu Todas las secciones

CRÓNICA EN VIVO DESDE EL PLATÓ

Lo que no se vio por la tele de ‘Objetivo Eurovisión 2017’: estuvimos en directo en el plató de la gala de TVE

Momento en el que Manel Navarro se convierte en representante de España en Eurovision 2017

YOTELE vivió este sábado en directo y en primera persona la emisión en directo de ‘Objetivo Eurovisión’, la vergonzosa gala de preselección del candidato al próximo Festival de Eurovisión desde el plató de la gala de TVE. Un equipo de nuestro portal, integrado por Sergio López Merillas y Sergio López Martin, se desplazó hasta Leganés para seguir en vivo el especial y contar todo lo que no se vio por la tele la noche del pasado sábado. Fue una gala sin ritmo, con notables deficiencias a nivel técnico y escenográfico, que quedó manchada por la constante tensión y los gritos e insultos en contra del jurado profesional por sus votaciones, y la creciente tensión que se vivió entre bambalinas, de la que fuimos testigos de manera directa al estar en asientos muy cercanos al backstage.

Poco antes de las ocho de la tarde, entramos a los estudios de Léganes desde donde se emitía la gala un poco más tarde de lo previsto debido a un retraso en el último ensayo. Una vez dentro, vimos a un Jaime Cantizano concentrado realizando un último repaso al guión para ensayar junto al jurado el momento de las votaciones.

Pudimos ver que caras conocidas como Giuseppe di Bella, Maverick, o Camela, reconocidos eurofans, quisieron estar presentes en el especial, e hicieron acto de presencia minutos antes de empezar. Jaime Cantizano le pidió que la gente del público cercana a su autocue que no movieran las banderas de España que repartieron al público: “Me hacéis una putada”, bromeó.

Lola González (‘Fama, ¡A bailar!’), como coreógrafa del especial, le daba las ultimas indicaciones a su ballet para la actuación inicial. Todo ello pasaba mientras Federico Llano (jefe de delegación de España en Eurovisión) y Toñi Prieto (Directora del área de entretenimiento de TVE) recorrían el plató para confirmar que todo estaba listo para arrancar. Poco después, los aspirantes a viajar a Kiev entraron en el set por primera vez desde nuestra llegada para saludar a familiares y conocidos que estaban sentados en las gradas.

Arranca la gala con fallos de realización y falta de ritmo 

Todo listo para comenzar. A las 21:30 se grabó el opening de la gala debido a la complejidad de los elementos en escena. Hasta en tres ocasiones se repitió la apertura en la que el público interactuó. Comenzó el directo y desde el principio notamos una mejora en el sonido en el estudio con respecto al año pasado. Sin embargo, los fallos en la realización se sucedieron desde el principio, como podíamos comprobar en una pantalla que reflejaba lo que se estaba emitiendo.

No obstante, el público disfrutó con las actuaciones. Manel Navarro, visiblemente nervioso, logró una buena actuación a nivel vocal aunque llamó la atención lo pobre de su puesta en escena. Destacó la fuerza de Maika, Mario Jefferson, LeKlein y la intensidad de Mírela. Paula Rojo, parecía totalmente desubicada por culpa de un tema totalmente inapropiado para Eurovisión.

En el jurado, vimos como, a pesar de algunos zascas en directo, Xavi Martínez conversaba amigablemente con Javier Cárdenas cuando las cámaras no les enfocaban. Al locutor de Europa FM se le notaba que estaba disfrutando mientras que al de Los 40 se le veía más concentrado en el mensaje que quería lanzar en sus valoraciones. Pudimos ver que, aparentemente, la relación entre los 6 candidatos ere muy buena, compartiendo nervios, risas y comentarios cuando no estaban en pantalla. Maika parecía que era la mamá de todos. Todos buscaban gestos de complicidad de sus amigos y conocidos entre el público.

El momento más tenso de la noche llegó con las votaciones del jurado.

Las puntuaciones de Xavi Martínez confirmaron los peores presagios de los eurofans en los días anteriores a la gala. Le dio 12 puntos a Manel (que no discutimos que mereciera) y 5 a Mirela, a la que consideró su gran rival. No hubiera tenido más importancia si no fuera porque el locutor llevaba un mes de intensa promoción del catalán en su programa de radio, lo que claramente le invalidaba para ejercer como jurado imparcial.

Esto desató la ira de las gradas del público y de muchas personas desde el backstage, comenzándose a escuchar nítidamente insultos y gritos de “tongo”, “está comprado”, “qué vergüenza” o “mañana lo pones en Los 40”. Momentos de gran nerviosismo entre bambalinas, desde donde pudimos ver a personas muy alteradas que tuvieron que ser calmadas para evitar llegar a las manos. Fue una situación muy desagradable que nos contagió a todos la tensión que estaban viviendo los protagonistas. Ni con John Cobra en la preselección de 2010 se vivió algo así.

Las votaciones de Javier Cárdenas devolvieron la calma al plató 

Jaime Cantizano intentaba que la calma volviera al plató sin mucho éxito, algo que finalmente se logró con la votación de Javier Cárdenas. El presentador de ‘Hora punta’ fue el más ecuánime y lógico a la hora de hacer sus valoraciones, siendo sus votos los más semejantes a los que emitieron los espectadores a través del teléfono, como comentaremos más adelante. No obstante, volvió el follón con Virginia Díaz al repetir en dar la puntuación más baja a la intérprete de ‘Contigo’.

Sin embargo, el peor momento de la noche llegó al conocer los votos que habían decidido los espectadores con sus llamadas telefónicas, que resultaron distar bastante de los emitidos por el jurado en su conjunto. En este caso, Mirela quedó en primera posición y Manel en la tercera. En la suma de todas las puntuaciones, se produjo un empate entre ambos, que de haber mantenido el hábito de años anteriores, hubiera inclinado la balanza en favor de la artista. Sin embargo, en esta ocasión los jueces tuvieron la última palabra, decidiendo en la segunda vuelta que Manel fuera el vencedor.

Volvieron los insultos y los gritos incontrolables. Pudimos ver cómo los equipos de los cantantes derrotados se acercaban a Federico Llano para pedirle explicaciones en una zona fuera de cámara donde el equipo de seguridad tuvo que hacer acto de presencia por el alto nivel de tensión. Parecía que el directivo no les estaba dando las explicaciones necesarias.

Terminó la gala, hablamos con Manel y agreden a Xavi Martínez

Y llegó nuestro momento. Bajamos de la grada para hablar con Manel Navarro, que nos recibió todavía aturdido por lo que acababa de vivir. Descolocado, aunque satisfecho, su deseo ahora era olvidar los malos momentos vividos y comenzar a preparar cuanto antes los detalles de su candidatura y perfilar detalles que pudieran mejorar su canción.

Una vez fuera del plató, nos confirmaron una agresión a Xavi Martínez minutos después de terminar la gala por parte de una persona cercana a una de las candidatas. Sin duda, inadmisible que ocurra esto pese a lo decepcionante de su actuación como jurado. Una pena que la tensión y la crispación brillara más que la música.

Comentar
x

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies