Menu Todas las secciones

Divertida situación

‘First Dates’ | La reacción de Matías después de que un comensal se le insinuara

Matías y Manuel en 'First Dates'

El restaurante de ‘First Dates’, el exitoso dating show que emite Cuatro cada noche, es un hervidero de sentimientos. Algunos de los comensales que acuden al programa para encontrar el amor no están dispuestos a dejar pasar ninguna oportunidad de salir con pareja. Así lo demostró ayer uno de ellos, Manuel, un joven al que, sin duda, le gustan los retos y ponerse a prueba. 

A su llegada al restaurante, el concursante comenzó a charlar con Lidia Torrent sobre el tipo de chicos que le gustaban. A pesar de ser gay, Manuel reconoció ante la camarera que le gustan los hombres heterosexuales, ya que “los gays normales” los ve demasiado fáciles de conseguir.

“No les discrimino ni nada porque yo soy gay, pero me gusta que sean heteros y que me lo pongan difícil”, explicaba Manuel mientras esperaba en la barra del bar a su cita. “Si quedo con un gay lo tengo todo hecho, pero si eres hetero ya me gustas más”, reconocía. 

Tras esta conversación, Manuel se puso manos a la obra y se dispuso a intentar conquistar a Matías, el camarero que mantiene una relación con Lidia. “Te quiere ‘convertir'”, bromeaba ella, mientras el concursante se le insinuó al argentino asegurando que “me llaman el transformer de mi barrio”. 

Tras esta declaración de intenciones, Matías no dudó en darle una ingeniosa respuesta a Manuel, rompiendo sus ilusiones: “Pues si te llaman el transformer, yo soy de acero… imposible de romper”. 

Así fue la cita más tensa de ‘First Dates’

Sin embargo, en ‘First Dates’ no todo son risas y amor. Hace unos días, dos concursantes llamados Armando y Judith se pasaron por el restaurante con la intención de encontrar el amor, pero lo que ocurrió fue que los cuchillos volaron durante toda la intensa velada. 

Después de que Armando se manchara la manga de su camisa, una de las camareras le puso sal encima para ayudarle a limpiar su ropa. “Ahora la coges y la echas para atrás, que trae mala suerte”, bromeó Judith, que recibió una cortante contestación de su cita: “Encima supersticiosa, madre mía”. 

Pero la cosa no quedó ahí y las salidas de tono continuaron aumentando. “Cuando llegues a casa tu madre te la tiene que lavar”, aseguró Judith ante la cara de pocos amigos de Armando. A continuación, él explicó que no puede vivir con su madre porque falleció hace 20 años. “Me tenía que haber levantado pero no lo he hecho por educación”, añadió más adelante.

Comentar
x

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies