Menu Todas las secciones

OPINIÓN | La sobreactuación, el clasismo… y María, la asistenta de “Las Campos”

Las Campos opinión

Aunque pensábamos que la vanidad y el egocentrismo de María Teresa Campos tenía un límite, este jueves pudimos comprobar que estábamos equivocados con el estreno de “Las Campos”, el mal llamado documental sobre su supuesta vida y la de su hija cuando no están en los platós de Telecinco.

Y decimos supuesta porque aquello no hay quien se lo crea. Querían hacer algo a caballo entre lo curioso y lo divertido y les ha salido una parodia de sí mismas. Un quiero y no puedo, un “queremos ser cercanas” no logrado pese a su incuestionable esfuerzo que al final les lleva a la sobreactuación.

Porque sus palabras humildes se contradicen con su actitud clasista y numerosos gestos de suficiencia. Por ejemplo con María, la asistenta de la Campos madre, involuntaria protagonista del invento, a la que asesina con sus miradas despectivas y dedica sutiles zascas cuando no hace las cosas como ella espera y se las tiene que repetir. Por cierto, nadie le ha dicho a María Teresa que en este tipo de programas debería actuar como si la cámara no estuviera y nunca dirigirse a ella… pero bueno.

Es una pena, porque con la madre y la hija, eterno binomio televisivo fruto de la casualidad (según han dicho ellas mismas en las entrevistas que han concedido) tenían material suficiente como para hacer un producto mínimamente decente que La fábrica de la tele claramente no ha conseguido.

Se confirma que a la productora participada por el grupo de Paolo Vasile la sacas de “Sálvame” (donde no tienen pudor de publicar mensajes privados de la gente ni de saltarse contratos firmados a la torera para ganar unos puntos de audiencia) y se pierden.

El resultado de “Las Campos” es decepcionante y muy deficiente. Un producto televisivo, por denominarlo de alguna manera, en el que nada tiene sentido, nada tiene coherencia y sonroja que el supuesto hilo argumental sea lo que come Terelu Campos y lo triste que está con su cuerpo. ¡Como si a alguien le importara! No obstante, hay que reconocer la sorprendente capacidad de la hija de María Teresa para beber vasos enteros de zumo y Cola Cao de un solo trago.

Lo interesante de este clan hubiera sido ver cómo viven DE VERDAD. Sin parafernalias, postureos y fantasmadas varias, con sus amigos de verdad (solo una tal Mayte con muchas ganas de foco ha querido salir, teniendo que recurrir a personajes de Mediaset como Tania Llasera o Florentino Fernández).

Uno de los mejores momentos de la noche fue cuando Carmen Borrego, la hija que dirigía su exitoso programa matinal, desmontó en ese debate de tres horas de duración, prescindible, tedioso y mal presentado por Carlota Corredera, la mentira de que su madre se levante de tan buen humor como se mostró ante las cámaras, momento que la matriarca presenció desde la sala VIP con cara de pocos amigos.

Volviendo al docushow, mención aparte merece la desacertada ambientación musical. Una mezcla de momentos en vacío con músicas que parecían sacadas de dibujos animados de los 80, con otras festivaleras y de “A dos metros bajo tierra”. Un obsceno intento de imitación del brillante trabajo en este aspecto de la productora Warner (antes Eyeworks Cuatro Cabezas) con espacios como “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” al que no llega ni a la altura del tacón.

Independientemente de los datos de audiencia, que han sido buenos, tiene pinta de que “Las Campos” será la tumba televisiva de María Teresa. Recordemos que la periodista no acierta en televisión desde que se marchara abruptamente de las mañanas de Telecinco para poner rumbo a Antena 3, donde llamó gilipollas a Paolo Vasile.

Tras su estrepitoso fracaso, volvió a la cadena de Fuencarral con el rabo entre las piernas, donde ni con “La mirada crítica” (tertulia matinal que abandonó por enfermedad pero que acabó siendo retirada por sus pobres datos de audiencia), ni con “Qué tiempo tan feliz”, que sobrevive a duras penas los fines de semana con audiencias cercanas al 10% de share, ha conseguido convencer a los espectadores.

Comentar
x

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies